CHINA | Oleada de detenciones al amparo de la nueva ley contra el rumor

03.10.2013 20:47

Reporteros Sin Fronteras insta a las autoridades chinas a que dejen de censurar la información y de acosar a los medios de noticias independientes, una política que acaba de recibir un nuevo impulso en la forma de una campaña "contra los rumores".

 

Combinada con una ola de detenciones por "alterar el orden público", esta nueva ofensiva contra la libertad de información está acrecentando los temores de que la autocensura en China alcance cotas inéditas.

 

"La nueva normativa “contra los rumores”, presentada el 9 de septiembre, facilitará a las autoridades encarcelar cualquier internauta que propague información incómoda", asegura Reporteros Sin Fronteras. “Con la nueva ley,  sólo tienen que negar la veracidad de la información para calificarla de rumor.

 

"El objetivo es arrestar a numerosos activistas de derechos humanos y blogueros influyentes como parte de ofensiva global contra la libertad de información, aplastar a los que insisten en exigir más democracia e informan de los abusos cometidos por las autoridades, además de disuadir a sus colegas de que sigan por el mismo camino”.

 

"El gobierno debe darse cuenta de que su estrategia de supresión de información está condenada. Como muestra el reciente vídeo de Xu Zhiyong, la cárcel no basta para silenciar a los medios informativos independientes. Por el contrario, las duras medidas del gobierno sólo refuerzan la determinación de los blogueros y sus partidarios a denunciar sus abusos".

 

Como ejemplo, el pasado 1 de octubre se conmemoraba el 65 aniversario del régimen comunista. Para celebrarlo, las autoridades levantaron la prohibición de utilizar la cifra “64” en las redes sociales, lo que abrió paso a una avalancha de declaraciones de apoyo a las víctimas de la masacre de Tiananmen el 4 de junio (6/4) 1989. Los censores reaccionaron rápidamente y la mayoría de estos mensajes de solidaridad fueron retirados a las pocas horas.

 

Jurisprudencia de contra el rumor

 

Según la "interpretación" legal emitida de forma conjunta el 9 de septiembre por la Corte Suprema y la oficina del fiscal, cualquier contenido digital "difamatorio" o "difusor de rumores"  que se vea más de 5.000 veces o se replique más de 500, expone al emisor original a una condena de hasta tres años de prisión en virtud del artículo 246 del código penal.

 

Cualquier mensaje o contenido cuya publicación online que convoque "manifestaciones, enfrentamientos étnicos o religiosos, al deterioro de la imagen del país o a consecuencias internacionales negativas" también debe ser considerado como delito.

 

El mes pasado, y sobre la campaña contra el rumor, el abogado Ma Gangquan dijo a los periodistas que "no existe una definición en la ley de lo que constituye un rumor, por lo que esto significa que estamos hablando de un problema con la libertad de expresión".

 

La nueva interpretación legal o resolución forma parte de una campaña contra los "rumores en Internet" que fue lanzada durante el verano. El Partido Comunista también inauguró una nueva "campaña de depuración ideológica" en agosto, anunciada por el presidente Xi Jinping.

 

El objetivo declarado, de acuerdo con Xi, es el de "reconquistar nuevos medios", lo que posiblemente acarreará medidas contra los que promueven "la ideología occidental de los valores universales", que – para Xi - son "inexistentes".

 

Esta campaña surgió durante la Conferencia de Internet de China. Se celebró del 13 al 15 de agosto y en ella se adoptó se vio a la adopción una resolución de siete puntos que constituyen el manual de prácticas online permitidas con el objetivo de lograr un "ambiente sano en Internet."

 

Los 500 Retuits

 

Una de las primeras víctimas de la nueva ley ha sido Yang Hui ( 杨辉 ), un estudiante de 16 años de edad. Sus post en la red de microblogging Tencent, implicando a la policía en la muerte del propietario de un karaoke fue replicada más de 500 veces, lo que ocasionó su detención por la policía Zhangjiachuan el 16 de septiembre por "provocación y causar problemas."

 

Una gran protesta en Internet condujo a su puesta en libertad una semana más tarde, cuando su pena fue conmutada por siete días de "detención administrativa". También dio lugar a la destitución del jefe de policía de Zhangjiachuan.

 

Ambos hechos confirman la eficacia de las redes sociales como un lugar para protestar y demostrar a las autoridades que no se puede perseguir a los internautas y defensores de la libertad de información sin consecuencias.

 

Lo único que las autoridades locales pudieron hacer contra Yang Hui fue expulsarlo del colegio pocos días después de su liberación.

 

Ola de arrestos por "alterar el orden público"

 

La campaña anti-rumor ha ido acompañada de una serie de detenciones de disidentes por razones de orden público. Impotentes para detener a blogueros demasiado influyentes por lo que publican, las autoridades tienen que esperar hasta que se organice una manifestación pacífica para hacer detenciones bajo el cargo de alteración del orden público.

 

Al mismo tiempo, están utilizando métodos más drásticos para intimidar a los disidentes sobre los que no hay cargos. En el pasado, la policía política solía "invitarlos a tomar el té" con el fin de advertirlos. Ahora se los detiene sumariamente y los retiene durante 10 ó 20 días antes de dejarlos libres.

 

El académico universitario y activista blogger Xu Zhiyong fue detenido en Pekín el 16 de julio. Cuando su abogado, Liu Weigo, intentó visitarlo dos días más tarde, también fue arrestado. Tuvieron que pasar 37 días sin cargos formales para que la oficina del fiscal público de Beijing anunciase que Xu había sido arrestado por "alterar el orden público."

 

Yang Maodong ( 杨茂东 ), una bloguera disidente que utiliza el seudónimo de Guo Feixiong ( 郭飞雄 ), fue arrestada por reunión ilegal y alteración del orden público el 8 de agosto, después de pedir la liberación de Xu. Como asesora jurídica en Pekín, Yang fue puesta en libertad en septiembre de 2011 después de cinco años de prisión por apoyar a los habitantes de Taishi, una aldea en la provincia de Guangdong que había tratado de echar a su corrupto alcalde.

 

El abogado de Yang, Sui Muqing, ha dicho a Reporteros sin Fronteras que quienes la arrestaron habían violado los procedimientos de detención por dos razones. En primer lugar, a Yang no se le permitió visitas de familiares hasta el 17 de agosto, nueve días después de su detención. Y en segundo lugar, Sui aseguró que aún no había sido capaz de ver el expediente de su cliente y que sospecha que los cargos habían sido fabricados con el fin de ocultar los "oscuros objetivos políticos oscuros" de su arresto.

 

A Gongquan Wang ( 王功权 ), un conocido empresario y crítico con el gobierno, lo arrestaron el 13 de septiembre por "reunir a una multitud con el fin de alterar el orden público", y le cerraron su cuenta de Weibo. Firme defensor de Xu Zhiyong y el "nuevo movimiento ciudadano", iniciado en 2011, Wang era sospechoso de financiar las actividades de la formación y estaba preparando una petición en línea para la liberación de Xu cuando fue detenido.

 

El activista contra la corrupción e internauta Liu Jiacai ( 刘家财 ) fue acusado formalmente de "alterar el orden público" en Yichang (provincia de Hubei), el 18 de septiembre. En principio, lo habían detenido bajo la acusación de "incitar a la subversión del Estado". Las autoridades lo tenían en el punto de mira por organizar reuniones con otros activistas para discutir temas legales y judiciales.

 

Más casos de acoso y detenciones

 

Aunque el cargo de "alterar el orden público" es actualmente el pretexto más utilizado para detener a los informadores independientes y críticos del gobierno, también se están utilizando formas más tradicionales de represalia, como acusaciones falsas y el acoso a los familiares.

 

Uno de los últimos ejemplos es la detención del empresario y microblogger Dong Rubin en Kunming, en la provincia de Yunnan, el 10 de septiembre bajo la acusación de exagerar los activos de su empresa cuando se registró.

 

Una semana antes de su detención, se había opuesto públicamente a la construcción de una planta petroquímica cerca de la capital provincial y, un mes antes de eso, la policía irrumpió en su despacho y requisó tres ordenadores sin mostrar orden judicial alguna.

 

Dos activistas, Chen Jianfang ( 陈建芳 ) y Cao Shunli ( 曹顺利 ), fueron interceptados en los aeropuertos de Guangzhou y Pekín, respectivamente, el 14 de septiembre para evitar que volaran a Ginebra, dende pensaban asistir a una conferencia de la ONU sobre los derechos humanos. Ambos fueron interrogados durante varias horas y después, supuestamente, puestos en libertad, pero la familia de Cao no ha sabido nada de él desde su detención.

 

Asimismo, las autoridades siguen acosando a las familias de los disidentes exiliados como Chen Guangcheng ( 陈光诚 ). Por ejemplo, cuando el hermano de Chen, Chen Guangfu, fue a Shanghai el 10 de septiembre para reunirse con activistas de derechos humanos, se le suspendió su conexión a Internet.

 

Zhu Ruifeng, un bloguero famoso por haber causado el despido de altos funcionarios del partido al difundir su participación en actos de corrupción, también ha sido objetivo de las autoridades. Su caso ha puesto de manifiesto que las autoridades están dispuestas a luchar contra la corrupción, pero quieren hacerlo por su cuenta.

 

Después de que Zhu difundiese imñagenes de contenido sexual del secretario del partido en el distrito de Chongqing, Lei Zhengfu, en noviembre de 2012 y de que diera a conocer la participación de éste en sobornos, Lei fue destituido y procesado, y el gobierno de Pekín elogió a Zhu como a un héroe nacional.

 

Sin embargo, sólo unos meses más tarde, Zhu fue detenido e interrogado durante varias horas por funcionarios que querían conocer sus fuentes, y fue amenazado con acciones judiciales si no cooperaba. Logró proteger a sus fuentes y en julio publicó pruebas que implican al secretario del partido de Jinjiang (provincia de Fujian), en actos corrupción.

 

Zhu desapareció de la faz de Internet al día siguiente, en clara señal de la determinación del gobierno de monopolizar la lucha contra la corrupción dentro del partido. Se bloqueó el acceso a sus cuatro cuentas de microblog y a su página web Jinduwang Renmin. Se las arregló para informar a través otra persona de que estaba bien y de que sus blogs se tienen que "tomar unas vacaciones".

 

China ocupa el puesto 173 de 179 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2013 de Reporteros Sin Fronteras y figura en el informe especial sobre vigilancias de los "Enemigos de Internet ". 

 

      

  

DEFIENDE CON NOSOTROS LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN  
(+Hazte AMIGO de RSF 
(+) Hazte SOCIO de RSF  
(+Haz una DONACIÓN 

 ÚLTIMOS INFORMES   

SUMARIO DE ATAQUES: 

          NUEVO ÁLBUM          

JAZZ. 100 Fotos por la Libertad de Prensa

       ÁLBUMES DE FOTOS   

         RSF | 100 Fotos de AI WEIWEI por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de PAOLO PELLEGRIN por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de SAM SHAW por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de STEVE McCURRY por la Libertad de Prensa   RSF | 100 Fotos de MARTIN PARR por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de IZIS por la Libertad de Prensa    RSF | Ellas cambian LA INDIA, 100 Fotos por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de RENÉ BURRI por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de DAVID BURNETT por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de PIERRE & ALEXANDRA BOULAT por la Libertad de Prensa    RSF | 101 Fotos de MAGNUM por la Libertad de Prensa