BURUNDI | Censura a la cobertura de las protestas desatadas tras el anuncio del Presidente Nkurunziza de su candidatura a la reelección

27.04.2015 19:59
Las autoridades de Burundi intentan controlar las protestas desatadas desde que el Presidente Pierre Nkurunziza anunciara su candidatura a la reelección mediante el acoso y la censura a los medios de comunicación. 
 
Las protestas, que empezaron el sábado, 25 de abril, continúan todavía y al menos dos personas murieron ayer en los enfrentamientos de la capital, Bujumbura.
 
Según la última información recogida por Reporteros Sin Fronteras, la Radio Publique Africaine (RPA), la emisora privada más popular del país, ha sido cerrada hoy. “Que nos cierren la sede, mientras no maten a nadie y no nos quiten los equipos”, ha declarado su director Bob Rugurika.
 
Ayer por la mañana, tres ministros acompañados de policías se presentaron en la sede de la RPA con órdenes de registro y detención, forzando la suspensión de la emisión en directo de las protestas. Acusaron a los dirigentes de la RPA de incitar a las revueltas por cubrir las protestas y amenazaron directamente con cerrar la emisora. Según Radio France Internationale, el ministro de Interior, Edouard Nduwimana, aseguró que las autoridades no estaban allí para cerrar la radio, sino sólo para dialogar.
 
Esta mañana, la policía ha registrado el Casa de la Prensa en la capital y ha forzado la suspensión de las emisiones del Media Synergy Studio, un grupo creado por cinco emisoras – RPA, Bonesha FM, Isanganiro, CCIB FM+ y Radio Télevision Renaissance – que cooperan para cubrir las elecciones.
 
El director de Bonesha FM, Patrick Nduwimana, ha asegurado a Reporteros Sin Fronteras que la policía ha obligado a los periodistas a salir de la casa de la Prensa y la ha cerrado. Durante la redada, los agentes han intentado detener al presidente de la Asociación de Periodistas de Burundi, Alexandre Niyungeko y a Pierre Claver Mbonimpa, presidente de la Asociación Para la Protección de los Derechos Humanos y Detenidos, que se encontraba en el lugar para una entrevista. 
 
Ayer, 26 de abril, las autoridades desconectaron los transmisores de las emisoras independientes RPA, Bonesha FM e Isanganiro, impidiéndoles emitir al resto del país.
 
“Condenamos este comportamiento arbitrario de las autoridades de Burundi contra las sedes de medios de comunicación", afirma Cléa Kahn-Sriber, responsable de la oficina de África de Reporteros Sin Fronteras. “El Presidente y su partido pretenden claramente silenciar a la prensa por todos los medios, cerrando emisoras y confirmando las críticas de sus detractores que le acusan de despótico y de perpetrar un plan para bloquear el proceso democrático de las futuras elecciones legislativas y presidenciales”, añade Kahn-Sriber.
 
Hasta la fecha, sólo los Estados Unidos han manifestado su preocupación por el cierre de la RPA y de otras radios independientes. “Reporteros Sin Fronteras urge a la comunidad internacional a reaccionar con rapidez y firmeza ante estos ataques a la libertad de prensa. Teniendo otros procesos electorales en el continente africano, la falta de reacción al comportamiento del Presidente Nkurunziza podría ser interpretada como un cheque en blanco para que otros gobiernos cometieran similares actos contra la libertad de expresión de sus ciudadanos”, vuelve a recordar Kahn-Sriber.