BULGARIA | Un exministro se querella contra el periodista Atanas Chobanov por desvelar un fraude

08.09.2015 12:52

 

Reporteros Sin Fronteras pide a las autoridades judiciales búlgaras que abandonen de inmediato la investigación contra el periodista Atanas Chobanov, quien en junio de 2013 informó de que el exministro búlgaro Ivan Danov cobraba la prestación por desempleo de forma fraudulenta en Francia, y contra el que el exmiembro del gobierno de Bulgaria se ha querellado.

 

El periodista Atanas Chobanov recibió estupefacto hace unos días la noticia de que le ha denunciado el ex ministro de Planificación e Inversión, Ivan Danov. Ya había sido interrogado una vez por la policía por la investigación que la oficina del fiscal abrió sin notificarlo el 26 de junio.

 

Según un artículo que escribió Chobanov para el informativo digital de investigación Bivol.bg en junio de 2013, en 2004 y 2005 Danov recibía 1.800 euros al mes como prestación por desempleo en Francia, mientras tenía dos empleos en Bulgaria. La historia despertó el interés del semanario francés L'Express, que dedicó una serie de artículos al caso.

 

Cuando el canal de televisión francés M6 dedicó una de las emisiones de "Zone interdite" a la historia, en noviembre de 2014, los medios de comunicación de Bulgaria lo recogieron y le concedieron una gran cobertura.

 

"Esta acusación de difamación criminal está claramente diseñada para intimidar," ha dicho el secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire. "Evidentemente, se trata de un caso político, presentado por un hombre que saca partido de su condición de exministro del gobierno."

 

"Es perfectamente legítimo que un periodista informe al público sobre los casos conocidos de fraude cometidos por políticos. Hacemos un llamamiento a las autoridades judiciales búlgaras para que cierren esta investigación y abandonen el proceso contra Atanas Chobanov".

 

Bulgaria ocupa el puesto 106, -entre de 180 países- en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015 de Reporteros Sin Fronteras. Se trata de la peor posición de un país miembro de la Unión Europea en la lista de la organización.