BOTSWANA | Acusado de sedición el editor del Sunday Standard

15.09.2014 19:44
Outsa Mokone, editor del Sunday Standard, con sede en Gaborone, ha sido acusado de intento de sedición por una información sobre el Presidente de Botswana, publicada en agosto. El autor de la información, el periodista Edgar Tsimane, ha huído del país y ha pedido asilo provisional a Sudáfrica.
 
Outsa Mokone, editor de Sunday Standard, fue detenido el 8 de septiembre, en una redada de la policía en la sede del periódico, y fue puesto en libertad al día siguiente, tras la intervención de su abogado. La policía también quiso proceder a la detención de Edgar Tsimane, pero había escapado previamente del país. Los agentes no confiscaron el ordenador de éste ultimo, sí en cambio el de Mokone, que había escrito varios artículos el año pasado sobre la corrupción en los servicios de Inteligencia y Seguridad del país, cuyo organismo (DIS) denunció hace algunos meses al Sunday Standard para intentar impedir las informaciones publicadas en el diario. El juez terminó rechanzado la demanda.
 
"La disparidad entre el contenido de las informaciones y los cargos de los que se acusa a los periodistas no puede estar justificada", afirma Cléa Kahn-Sriber, responsable de la oficina de África de Reporteros Sin Fronteras. La organización pide a las autoridades judiciales del país que rechacen de inmediato la denuncia interpuesta contra ambos.
 
Mokone ha afirmado a Reporteros Sin Fronteras que el cargo de sedición "es una excusa para hacer una redada en el periódico". "Las autoridades están interesadas en mis fuentes y están intentando intimidarme de cara a las próximas elecciones, al tiempo que aprovechan para mandar un mensaje a los demás medios de comunicación", añade.
 
Su abogado, Dick Bayford, denuncia que la Ley de sedición de 1964 no tiene cabida en un Estado democrático y constitucional, y supone una amenaza constante para los periodistas y la libertad de información.
 
El Departamento de Estado de los Estados Unidos se ha manifestado también contra la detención de Makone, afirmando que es inconsistente con la libertad de prensa.