BIRMANIA | Adiós a Win Tin, un luchador por la libertad de prensa y la democracia

23.04.2014 22:42

 

Reporteros Sin Fronteras lamenta profundamente la muerte del periodista disidente Win Tin en Rangún el 21 de abril. Birmania ha perdido a uno de sus más acérrimos defensores de la democracia y la libertad de información.

 

"Su lucha y sus ideas progresistas sobre las libertades fundamentales seguirán inspirando a los periodistas, escritores e intelectuales en Birmania y en otras partes del mundo ", ha manifestado el secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire.

 

"Al igual que Gandhi en la India o Mandela en Sudáfrica, Win Tin se encuentra entre los gigantes que se convierten en modelos para las generaciones futuras".

 

Win Tin, director del diario Hanthawathi hasta que fue prohibido, en 1978, fue detenido y condenado a 20 años de prisión en 1989, por diversos cargos, entre ellos proporcionar al relator especial de la ONU para Birmania información sobre las condiciones carcelarias y los malos tratos a los detenidos en la tristemente célebre prisión de Insein.

 

Han pasado 25 años desde que fuera encarcelado y los problemas siguen siendo los mismos. En un informe publicado el mes pasado, el actual relator de la ONU sobre los derechos humanos en Birmania, Tomás Ojea Quintana, destacó una vez más los peligros a los que se enfrentan los periodistas que publican noticias de interés público. Cuatro periodistas del semanario Unity Weekly y su director ejecutivo están actualmente detenidos y se enfrentan a cargos por revelación secretos de estado después de que revelaran la existencia de una planta de armas químicas secreta.

 

Otros dos periodistas han sido condenados por acercarse demasiado a casos de corrupción. En diciembre pasado, un periodista del diario Daily Eleven fue condenado a tres meses de prisión, mientras que un periodista de Democratic Voice of Burma, Zaw Phay, fue encarcelado durante un año por investigar la gestión del gobierno local de un programa de becas en la provincia de Magwe.

 

En julio de 2006, en el décimo octavo –y penúltimo- año de prisión de Win Tin, Reporteros Sin Fronteras recordaba que el coraje y la determinación del periodista en su apoyo a la libertad de expresión y la democracia "no puede hacernos olvidar la actitud criminal de la Junta Militar".

 

En agosto de 2013, y al tiempo que reconocía el gran progreso en la libertad de información en Birmania, la organización hizo un nuevo llamamiento al presidente Thein Sein para que emprendiese una investigación sobre los crímenes y abusos sistemáticos -e impunes- sufridos por periodistas y blogueros bajo la junta militar.

 

"Hasta ahora, nadie ha sido condenado por los asesinatos de periodistas birmanos y extranjeros a manos de los militares, sobre todo durante la revolución azafrán", ha dicho Benjamin Ismail, responsable de Reporteros Sin Fronteras para Asia y el Pacífico.

 

Desde la "primavera birmana", las reformas han abierto el país al mundo y puesto al gobierno en la senda de la democracia, pero aún queda un largo camino por recorrer antes de que los ideales de Win Tin se conviertan en una realidad. Birmania ocupa el puesto 145, de 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por Reporteros sin Fronteras el pasado febrero.

 

"Los recientes procedimientos judiciales contra periodistas que, simplemente, estaban haciendo su trabajo de forma legal; la aprobación de leyes de medios que no cumplen con los estándares internacionales, y la autocensura que, cuando se tratan algunos temas delicados, sustituye ahora a la División de Registro de Escrutinio de Prensa -más conocida como la "oficina de censura"-, son los desafíos a los que tienen que hacer frente los herederos de la lucha por la libertad de información, por la que Win Tin dio su vida. La transición democrática del país está lejos de completarse. No debemos olvidar que la libertad de la prensa es la piedra angular ".