BIELORRUSIA | Aumenta el acoso a los medios con la proximidad de las elecciones

17.08.2010 20:50

 

Reporteros sin Fronteras denuncia la creciente presión sobre los medios de comunicación bielorrusos a medida que se acercan las elecciones, que se celebrarán en la primavera de 2011. Entre las repetidas advertencias del Ministerio de Información, las redadas policíacas, las investigaciones fiscales, y la nueva ley sobre los medios, la libertad de prensa está más que comprometida con Bielorrusia.

 

Escalada de amenazas para los diarios de oposición

Dos de los más importantes periódicos de oposición, Narodnaïa Volia y Nasha Niva podrían ser clausurados después de recibir varias advertencias por parte del Ministerio de Información, según el artículo 51 de la ley de medios, que autoriza la clausura de un diario después de dos avisos. Nasha Niva recibió dos advertencias entre el 22 y el 26 de julio pasados por unos ejemplares que evocaban las polémicas relativas a “Kryostny Batska” (el padrino), un documental que critica las políticas del presidente Alexander Lukanshenko y las misteriosas desapariciones de sus enemigos políticos. Este documental tuvo que ser retirado de la programación bielorrusa de la cadena rusa NTV.

Además, el 2 de agosto, un funcionario de la oficina de impuestos llamó a Nasha Niva para informarle que el semanario sería objeto a una auditoria extraordinaria. El periódico ya había sido auditado en septiembre 2008. Según la ley, las compañías de “bajo riesgo”, como este diario, se controlan cada cinco años.

Narodnaïa Volia ha recibido tres avisos del Ministerio de Información a lo largo de este año. Constantemente acosado por las autoridades, el ministerio cree que la publicación de los recuerdos de infancia durante la ocupación nazi de Illia Kopylau viola el artículo 4 de la ley de medios, que prohíbe la difusión de datos falsos.

Después de tres años de prohibición, Nasha Niva y NarodnaÏa Volia se rehabilitaron en 2008 en su sistema de distribución controlado enteramente por el Estado. Esta rehabilitación pudo hacerse gracias a un acuerdo entre Bielorrusia y la Unión Europea.

Reporteros sin Fronteras teme que estas diferentes advertencias no preparan el terreno al gobierno para que tenga posibilidad de prohibir estos periódicos cuando sea momento de la campaña para las próximas elecciones presidenciales.

 

Una nueva ley de medios que facilita la presión

Reporteros sin Fronteras teme que el monopolio del Estado sobre la prensa bierlorrusa, reforzado por la nueva ley mediática, que tomó efecto el 2 de febrero de 2009. Desde su adopción, las amenazas en contra de los reporteros freelance, que se encontraban en la ilegalidad, son frecuentes. Por lo tanto, Bielorrusia ratificó el acuerdo internacional de los derechos civiles y políticos, tomando así la obligación de garantizar la libertad de juntar, recibir y comunicar las informaciones y las ideas.

La atención de Reporteros sin Fronteras se presta también a las frecuentes presiones policiales contra los profesionales de la información, facilitadas gracias a la nueva ley mediática que prohíbe la investigación periodística sin acreditación ni contrato con algún medio de comunicación.

Según la BAJ (Asociación de Periodistas Bielorrusos, con el premio Sajarov en 2004 y miembro de RSF), el 12 de agosto pasado, algunos policías vestidos de civil trataron de impedir a unos periodistas de filmar una manifestación frente al Ministerio de Educación, organizada por activistas de la campaña “Digan la verdad”.