BÉLGICA | Un tribunal de Mechelen falla contra un periodista por considerar "equivocado" un editorial

17.01.2013 21:16

Un tribunal de la ciudad de Mechelen ha fallado contra el editor del diario De Morgen, Yves Desmet, demandado por difamación por un editorial sobre la supuesta disputa entre dos miembros de la oficina del fiscal de la ciudad de Amberes.

El asunto versaba sobre una investigación relacionada con supuestos fraudes fiscales en el sector de la venta de diamantes. El juez a cargo de la investigación, Peter Van Calster, quería enjuiciar a varios comerciantes sospechosos de evadir alrededor de 200 millones de euros, mientras que otras informaciones apuntaban a que su superior, el fiscal general Yves Liégeois, quería presionarle para que se llegara a un acuerdo entre el departamento de impuestos y los comerciantes de diamantes.

En un artículo, publicado en la web del diario De Morgen, el periodista Yves Desmet acusaba al fiscal general de estar más interesado en combatir otros delitos que en perseguir a los delincuentes de cuello alto. "Se puede decir que se actúa de forma parcial, o, si el término no gusta, justicia de clase, pura y dura", afirmaba Desmet.

La mujer del fiscal general, que es a su vez magistrada en Antwerp, denunció al periodista por difamación y pidió una indemnización de 19.000 euros. A pesar de haber sido condenado únicamente a una multa simbólica de un euro, el fallo determinaba que la sugerencia de aparente parcialiad y el uso del término "justicia de clase" empleado por Desmet estaban "basados en una percepción personal y equivocados desde el punto de vista de una información objetiva".

"Este fallo es tan absurdo como indignante. Un editorial no es un ejercicio de periodismo de investigación o un informe sobre hechos que tiene que ser objetivo. Es, por definición, la libre expresión de una opinión, una serie de ideas derivadas únicamente de la libertad de expresión", afirma Reporteros Sin Fronteras. "¿Cómo se puede esperar que una opinión, que es por definición subjetiva, satisfaga los criterios de objetividad? ¿Cómo se puede interpretar el peligroso término "opinión equivocada" que determina el fallo judicial emitido por un juez al que se le presupone garante de la libertad de expresión? ¿Significa esto que algunas opiniones pueden ser inaceptables a partir de ahora en Bélgica?", se pregunta la organización.

A pesar de la naturaleza meramente simbólica de este caso, la decisión de la justicia de Mechelen, debe ser firmemente combatida en nombre del derecho a expresar libremente opiniones y puntos de vista. Así como tampoco debe subestimarse el impacto internacional que pueda tener", concluye la RSF que espera que el recuso interpuesto por el periodista termine derogando esta sentencia en el tribunal de Antwerp.