BANGLADESH | Condenado a siete años de cárcel por unos artículos críticos con el Islam publicados en 2003

09.01.2014 17:55

Reporteros Sin Fronteras condena la sentencia a siete años de cárcel impuesta por un tribunal de Dhaka a editor Salah Uddin Shoaib Choudhury por sus artículos sobre el Islam de hace una década, cuando fue detenido por intentar acudir a una conferencia de escritores en Israael.


Salah Uddin Shoaib Choudhury fue acusado inicialmente de blasfemia, sedición y traición, pero ha terminado siendo condenado por "distorsionar y hacer daño" con sus artículos.

"Encarcelar a un periodista profesional por sus escritos es inaceptable. Esta condena viola la propia Constitución de Bangladesh y las convenciones internacionales sobre libertad de prensa", denuncia Reporteros Sin Fronteras. La organización urge a las autoridades de Bangladesh a revocar este veredicto y a respetar el derecho de la información. "Bangladesh no debe presumir de medidas radicales como ésta ante aquellos que demandan duros castigos para la blasfemia", añade RSF.

El juez a cargo del caso ha declarado que "pese a que el periodista se enfrentaba a cargos de sedición, ha sido condenado a siete años de cárcel bajo la sección 505(A) del código penal por distorsionar deliberadamente declaraciones escritas".

Salah Uddin Shoaib Choudhury fue editor de la revista Weekly Blitz y fue acusado de intentar dañar la imagen del país cuando, en 2003, quiso acudir a una conferencia en Israel con la intención de hablar de la emergencia del islamismo radical en Bangladesh. También fue acusado de pasar información a los servicios de Inteligencia israelíes y sus artículos, inluido uno publicado en USA Today titulado "Hello Tel Aviv", fueron considerados denigrantes y sediciosos.

Fue detenido en Dhaka, en noviembre de 2003, cuando se disponía a viajar a Tel Aviv (los ciudadanos de Bangladesh tienen prohibido hacerlo a Israel) y fue acusado formalmente, en enero de 2004, de blasfemia, sedición y traición. En 2005 fue puesto en libertad bajo fianza y, un año después, su revista fue blanco de un atentado. Él siguió recibiendo amenazas, pero las autoridades nunca detuvieron a sus autores.