BAHRÉIN | RSF escribe al Secretario de Defensa estadounidense ante su inminente visita a Bahréin

05.12.2013 17:48

Reporteros Sin Fronteras ha escrito al secretario de Defensa estadounidense Chuck Hagel para manifestarle su preocupación por la libertad de información den Bahréin ante su inminente visita a Mana, con motivo del diálogo sobre seguridad en el Golfo Pérsico, que tendrá lugar los días 6 y 7 de diciembre.

La carta pide a Hagel que pregunte a las autoridades bahreníes por la libertad de información en su país.

Secretario de Defensa Chuck Hagel
US Department of Defense
1400 Defense Pentagon
Washington, DC 20301-1400


Paris, Diciembre de 2013

Estimado Secretario de Defensa Hagel,
Reporteros Sin Fronteras, una organización internacional de defensa de la libertad de información, quisiera compartir con usted su preocupación por la situación de la libertad de prensa en Bahréin de cara a su próxima asistencia a la novena sesión del Diálogo de Manama, los próximos días 6 y 7 de diciembre.

Desde el comienzo de las protestas populares, hace dos años, las autoridades del reino de Bahréin han acosado a los manifestantes que pedían reformas políticas y no han dudado en atacar a periodistas y todo tipo de informadores que cubrían esos movimientos populares y la forma de sofocarlos de las fuerzas de seguridad del país.

Las autoridades bahreníes obstruyen constantemente el trabajo de los periodistas deteniéndoles, encarcelándoles y sometiéndoles a procesos judiciales que violan los acuerdos internacionales del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en 2012.

Siete informadores están actualmente encarcelados en Bahréin:

 

  • Hassan Ma’atooq, detenido en 2011 y condenado a tres años de cárcel pro un tribunal de seguridad nacional pro publican fotos de personas heridas en las manifestaciones de febrero de 2011.
  • Abduljalil Al-Singace, bloguero y jefe de la oficina del Movimiento Al-Haq para las Libertades Civiles y la Democracia. Condenado a cadena perpetúa, lleva encarcelado desde marzo de 2011. Es uno de los 13 líderes de la oposición y activistas condenados por "crear y desarrollar un grupo terrorista que tiene como objetivo cambiar la Constitución y el sistema monárquico (…) por la fuerza". También ha sido acusado de "recaudar fondos para su grupo" y de "estar en contacto con terroristas extranjeros que actúan no nombre de intereses extranjeros para llevar a cabo acciones hostiles contra Bahréin".
  • Ahmed Humaidan, conocido fotógrafo, fue detenido en diciembre de 2012 y acusado de atacar a la comisaría de Sitra, en abril de 2012. Aunque sólo estaba presente en el lugar de los hechos para cubrirlos, su juicio empezó en febrero de 2012 pero la fiscalía insiste en aplazarlo indefinidamente alegando dificultades con los testigos. La próxima audiencia está prevista para el 19 de diciembre de 2012. Su abogado ha pedido -sin éxito- una investigación independiente que aclare las denuncias de tortura de su cliente. Tampoco ha conseguido que las autoridades penitenciarias accedan a que su cliente sea examinado por un médico.
  • Hussain Hubail, fotógrafo detenido en julio de 2013, fue acusado de "manejar cuenteas (electrónicas) con el propósito de derrocar al Gobierno", "promover el odio contra el Gobierno", "incitar a terceros a desobedecer la ley" y convocar manifestaciones ilegales. También ha sido acusado de "contribuir a la red de Twitter de la red 14 de Febrero". Según algunas fuentes habría sido maltratado y hasta torturado. La audiencia sobre su caso estaba prevista para el 28 de noviembre, pero fue pospuesta hasta el 22 de diciembre.
  • Jassim Al-Nuaimi, bloquera, fue acusada de usar a las redes sociales para incitar al odio contra el Gobierno y convocar manifestaciones ilegales. Fue detenida en julio de 2012. Esto particularmente activa al principio de la protestas y publicó en la web 14Feb. También es autora del video "No sangre para la Fórmula Uno", con motivo del último Premio de Fórmula Uno que tuvo lugar el pasado mes de abril en Manama. Después de pasar varios días detenida en las dependencias del Departamento General de Investigaciones Criminales, fue trasladada a la cárcel de Dry Dock, en agosto de 2013. Fue forzada a firmar una confesión ante el fiscal y según algunos testigos, habría sido torturada. La audiencia de su juicio estaba prevista para el 28 de noviembre pero ha sido pospuesta al 22 de diciembre.
  • Qassim Zain Al-Deen, cámara freelance, fue detenido en agosto de 2013, en las manifestaciones de "Tamarod", ese mismo mes. Lleva detenido en la cárcel de Dry Dock desde entonces. En noviembre un juez pospuso su juicio al 20 de enero de 2014. Entre otros cargos, se el acusa de vandalismo dentro de su centro de detención.
  • Abdullah Salman Al-Jerdabi, fotógrafo, fue detenido en septiembre de 2013, mientras cubría una manifestación en la localidad de Mussal. Está acusado de participar en "reuniones ilegales".



El bloguero Mohamed Hassan ha sido puesto en libertad hace algunas semanas, después de haber sido detenido el 31 de julio, pero todavía se enfrenta a cargos de "manejar (cuentas) electrónicas con el propósito de derrocar al Gobierno" y de de promover e incitar al odio contra el Gobierno, incitar a terceros a desobedecer la ley y convocar manifestaciones ilegales.

Muchos uniformadores han denunciado haber sido maltratados durante su detención.  Estas denuncias deberían ser inmediatamente investigadas. Las investigaciones que se han llevado a cabo hasta ahora han sido como poco parciales y han tenido como resultado la retirada de todos los cargos contra las autoridades penitenciarias. Entre los periodistas que son víctimas de esta negación a la justicia se incluyen Nazeeha Saeed, reportera de France 24 y Monte-Carlo Doualiya.. El policía acusado de torturarla durante su detención en 2011 fue absuelto en un junio, en junio de 2013.

La impunidad reina en Bahréin. No se ha llevado a cabo ninguna investigación independiente sobre la muerte del cámara Ahmed Ismail Hussain, en marzo de 2012, mientras cubría una manifestación pacífica en Salmabad. La muerte en prisión de Karim Fakhrawi, cofundador del periódico  Al-Wasat, en abril de 2011, es otro ejemplo. Se detuvo y sentenció a siete años de cárcel a dos policías, pero se les redujo la condes a tres años, en octubre de 2013

Zakariya Rashid Hassan, internauta y administrador de un foro clausurado en Internet sobre la situación de la localidad de Al-Dair, murió en prisión en abril de 2011, siete días después de su detención. Fue acusado de incitar al odio, difundir noticias falsas, promover el sectarismo y pedir la caída del Gobierno en foros de Internet. El ministerio del Interior explicó que había muerto por una anemia. La tolerancia de las autoridades a este tipo de abusos viola las obligaciones internacionales de Bahréin.

Además, las autoridades controlan os medios de comunicación. Seis de los siete diarios del país están controlados por personas asociadas a la familia real o al Gobierno. La independencia e imparcialidad de los medios (y por lo tanto la libertad de información) está, como poco, comprometida.

La Agencia de Información, creada por ley, en 2002, funcionó como una herramienta para coartar la libertad de prensa en 2011. Fue responsable, por ejemplo, del cierre del periódico Al-Wasat durante varios meses y del juicio a su editor y cofundador Mansoor Al-Jamri. Tiene muchos poderes, incluido el de censurar la distribución de publicaciones bahreníes, la de cerrar periódicos por procedimientos judiciales y la de bloquee webs. Dada el poder que ostenta esta agencia gubernamental, supone una seria amenaza para la libertad de información.

El Gobierno de Bahréin lleva prometiendo una nueva ley de prensa, supuestamente más avanzada, desde 2012. Su ideólogo es el actual ministro de Información, Sameera Rajab. Pero todavía no se ha adoptado ningún texto legal y los bahreníes todavía desconocen su contenido.

Por todo lo expuesto, Reporteros Sin Fronteras considera que resulta de vital importancia que traslade la situación de la libertad de prensa en Bahréin a las autoridades con las que tiene previsto reunirse.

Agradeciendo de antemano su atención a esta carta,

sinceramente,

Christophe Deloire, Secretario General de Reporteros Sin Fronteras