ARABIA SAUDÍ | RSF pide la libertad de Waleed Abu Al-Khair, detenido desde abril

20.06.2014 13:44
El abogado de derechos humanos Waleed Abu Al-Khair, privado de libertad desde abril, está siendo juzgado por "preparar, conservar, y difundir información que altera el orden público" y de violar la ley informática de Arabia Saudí.
 
Las autoridades saudíes le acosan por dirigir el Observatorio de Derechos Humanos en Arabia Saudí, fundado en 2008. El proceso que se lleva a cabo contra él empezó en 2012, cuando fue acusado de "incitar a la rebelión", "desacato al tribunal" y "crear una ONG sin permiso" y "publicar información falsa para dañar al Estado".
 
El 28 de mayo de 2014 se le añadió el cargo de "preparar, conservar, y difundir información que altera el orden público" bajo el artículo 6 de la ley informática que contempla penas de un máximo de diez años de cárcel y posibles multas de más de 700.000 euros.
 
El fiscal general también ha pedido el cierre de sus cuentas en Facebook y Twitter y sus mensajes instantáneos bajo el artículo 13 de dicha ley. Lleva detenido desde el 15 de abril, cuando tuvo lugar la quinta audiencia de su juicio, cuya próxima audiencia está prevista para el 26 de junio.
 
Reporteros Sin Fronteras condena esta detención arbitraria y pide su inmediata puesta en libertad. "Este juicio orquestado por las autoridades solo tiene como objetivo amordazar a las voces disidentes en el país", denuncia Virginie Dangles, vicedirectora de investigación de Reporteros Sin Fronteras. "Los cargos de los que se le acusa están destinados a castigar a Al-Khair y mandar un mensaje a todos los ciudadanos saudíes que cuestionen a las autoridades y sus prácticas", añade. 
 
El defensor de derechos humanos ya fue sentenciado a tres meses de cárcel, en octubre de 2013, por "desobediencia y deslealtad", "incitar a organizaciones internacionales a oponerse al reino" y "crear una ONG no autorizada". Fue condenado porque otros activistas publicaron un declaración firmada que criticaba a "los jucios de los reformadores Jeddah y eventos en Al-Qatif", en diciembre de 2012.
 
El ministerio del Interior notificó a Al-Khair, el 21 de marzo de 2012, su decisión de prohibirle viajar al extranjero "por razones de seguridad", y lleva desde entonces sin poder salir del país. 
 
Como abogado, Al-Khair ha defendido a otros activistas saudíes, incluido el bloguero Raef Badawi, sentenciado el 7 de mayo a diez años de cárcel, 1000 latigazos y 200.000 euros por insultar al Islam.