AFGANISTÁN | Un tribunal militar condena a cuatro años de cárcel a un reportero por cruzar ilegalmente la frontera con Pakistán

16.07.2014 17:43
Reporteros Sin Fronteras y la ONG paquistaní Freedom Network condenan la sentencia a cuatro años de cárcel impuesta al reportero de televisión Faizullah Khan por cruzar ilegalmente la frontera con afgano-paquistaní mientras hacía una información sobre los talibanes.
 
La sentencia ha sido dictada el 13 de julio por un tribunal militar de la provincia de nangarhar especialista en amenazas internas y externas a la seguridad.
 
Las dos ONGs se preguntan por los motivos del tribunal para imponer una sentencia tan dura. "Prentende mandar así un mensaje a la prensa extranjera que entra a Afganistán sin documentos, o se trata de una amenaza a los periodistas extranjeros que investiguen temas sensibles?", se cuestionan.
 
Sea dual sea el case, Reporteros Sin Fronteras y Freedom Network piden la revocación de esta decisión totalmente desproporcionada. "Condenar así a un periodista es escandaloso y está fuera de toda proporción", afirman Iqbal Khattak, director ejecutivo de Freedom Network, y Benjamin Ismaïl, responsable de la oficina de Asia-Pacífico de Reporteros Sin Fronteras. "Sospechamos que los servicios de inteligencia puedan estar estás de esta dura sentencia y pedimos a las autoridades que expliquen por qué se ha usado un tribunal militar para tratar un tema administrativo", añaden. 
 
Khan, que trabaja para la cadena ARY News, con sede en Karachi, fue detenido por las autoridades afganas en Nangarhar en abril, después de viajar a Peshawar, al norte de Pakistán, para entrevistar a líderes talibanes. Perdió contacto con sus compañeros y no se supo de su detención en Afganistán hasta el 5 de mayo, según informaron medios paquistaníes. A la agencia de seguridad nacional afgana se le atribuyó haberle acusado de espionaje, pero no se presentaron ningunos cargos formales contra él.
 
Los talibenes son frecuentemente un punto de tensión entre Paquistán y Afganistán. Los dos países se acusan mutuamente de ser "laxos" en el control de los talibanes e incluso de estar involucrados en los actos terroristas que afectan a ambos países.