25 AÑOS DE RSF | Las preocupaciones de mañana

 

Los secuestros

Cada vez más periodistas son secuestrados en el mundo. Durante la última guerra en Irak, por ejemplo, 93 de ellos fueron tomados como rehenes. La mayoría fueron liberados, pero algunos fueron ejecutados por sus secuestradores.

En Afganistán, cada año, una decena de periodistas son capturados por grupos con motivaciones diversas. Los periodistas franceses Hervé Ghesquière y Stéphane Taponier, así como sus tres acompañantes afganos, se encuentran secuestrados desde hace cerca de nueve meses en el valle de Kapisa, cerca de Kabul.

Periodistas locales o extranjeros son secuestrados con frecuencia en la franja de Gaza, en Somalia, México, Colombia, entre otros países.

En estas situaciones Reporteros sin Fronteras acompaña a las familias, organiza la movilización, aporta su experiencia y su ayuda a las autoridades competentes.

 

El aislamiento de los regímenes autoritarios

Corea del Norte, Turkmenistán y Eritrea constituyen el trío infernal para la libertad de prensa. En estos países los periodistas deben obedecer y difundir estrictamente la propaganda del poder. En el momento en que se separan de la línea oficial, corren el riesgo de prisión o de muerte. Estos regímenes se niegan a abrirse al mundo. Todo diálogo es imposible.

Otros Estados como Birmania, Irán, China, Cuba, Vietnam o Siria continúan mofándose cotidianamente de la libertad de expresión. La crítica al gobierno está prohibida y es inmediatamente sancionada con grandes penas de prisión.

Reporteros sin Fronteras informa incansablemente sobre la situación de las libertades fundamentales en estos países y apela a las instituciones internacionales a movilizarse. Todos los esfuerzos deben conjugarse para que los periodistas locales y extranjeros puedan trabajar libremente en estas regiones. La organización aporta una ayuda concreta a los periodistas detenidos y a sus familias, que con frecuencia carecen de recursos financieros.

 

El retroceso de la libertad de expresión en las democracias occidentales

En Europa y en América del Norte la libertad de la prensa es inmensa y no se compara en nada a la situación de los países autoritarios y represivos. Sin embargo, Reporteros sin Fronteras expresa su preocupación por un retroceso en la libertad de expresión en el espacio europeo. En varias ocasiones la organización ha manifestado su inquietud por la situación en Italia, Eslovaquia, Rumania, Bulgaria. Pero también en Francia.

La forma de nombramiento de los dirigentes de los medios de comunicación audiovisuales públicos, los numerosos procesos judiciales emprendidos contra los periodistas, la falta de protección del secreto de las fuentes. Todos ellos temas preocupantes en cuanto al futuro de la libertad de los medios de comunicación en Francia.

Reporteros sin Fronteras estima que, para ser creíbles, es necesario comenzar por “su propia casa”. Así, la organización consagrará la misma energía en defender la libertad de prensa en Francia y en Europa, que en los países más autoritarios y represivos.

 

25 años al servicio de la defensa de la libertad de prensa

Lo que ha cambiado en estos años

Recepción en el Ayuntamiento de París